Serie I. Cap. I – Asi Inició…

office-screens-img1

Definitivamente quedarse no había sido una buena idea.

Jorge Marquez estaba sentado, esperando el cuarto reporte de la noche, en uno de esos cubículos que suelen parecer peceras, replicadas muchas veces, para que todos puedan ver lo que los otros están haciendo. Frente a él una pared de vidrio le devolvía el reflejo, a la una de la madrugada con las luces encendidas adentro y apagadas afuera aquella pared parecía mas bien un espejo que le devolvía la mirada con ojos cansados y ojerosos después de desvelarse por 4 días consecutivos, al menos esta noche había escogido la silla mas cómoda y el trabajo había sido lento por lo que se dedico tranquilamente a leer un libro de terror en el cual sus ojos se fijaban con ansia a cada línea del relato que llamaba cada vez mas su atención.

No estaba solo. Con el se habían quedado 5 personas mas, separadas de él por apenas unos metros quienes se dedicaban enteramente a su trabajo. Jorge solo estaba ahí a esas horas, de observador.

Sus ojos deslizándose rápidamente de palabra en palabra y de línea en línea, no se percataban de lo que ocurría justo atrás de él, apenas unos centímetros arriba de su cabeza, una suave nube salía descuidadamente del conducto del aire acondicionado que a estas horas ya había sido apagado. Y nadie más la vio tampoco.

Lentamente la rala nube se acercaba a Jorge quien entretenido como estaba con su lectura no se percataba de nada, constantemente tomaba la taza de café sumamente frío que tenía a su lado para dar un sorbo sin separar ni remotamente la mirada de la pantalla de la computadora donde aparecía el texto del libro.

Los audífonos que tenía en sus oídos tampoco ayudaron mucho, la música electrónica que oia a todo volumen a través de ellos no le permitió escuchar el suave siseo proveniente del movimiento de esa masa informe de humo o vapor. Quizás si la hubiera visto. Hubiera.

La sensación fue apenas perceptible. Jorge apenas y se dio cuenta de que lo que estaba respirando no era aire, pero para cuando logro enfocar las partículas minúsculas que formaban la nube ya había absorbido la mayoría. Sin alarmarse mas que un poco sacudió su rostro como lo hacen los perros después de un baño e intento limpiarse la nariz con el dorso de la mano mientras una enorme oleada de sueño se cernía sobre él. Inicialmente pensó que eran los constantes desvelos que lo atacaban de nuevo, aunque le extraño que el sueño fuera tan intenso, como pudo tomo un nuevo sorbo de café con la esperanza que eso lo distrajera y ahuyentara el sueño. Y por unos segundos lo logró. Leyó 5 líneas mas antes de que su cabeza cayera pesadamente hacía atras hundiéndolo en un sueño profundo. Una de las 5 personas que estaba también ahí rió cuando lo vio en semejante posición y rió además por la debilidad de Jorge para soportar los desvelos, lo comentó con los otros 4 quienes rieron por lo bajo.

Unos 15 minutos después Jorge abría los ojos y veía la lámpara que alumbraba directamente su rostro desde el techo. La música le pareció ruidosa, por lo que arrancó de una manera casi salvaje los audífonos de sus oídos y se quedo quieto viendo su imagen reflejada en la pared de vidrio. Se sintió distinto. Era distinto.

La noticia estuvo en los titulares de los noticieros esa misma mañana. Los reportajes incluían tomas de 5 cadáveres dispersos a través del pasillo donde esa madrugada había estado trabajando.

Uno de los policías entrevistados decía que una mujer les había llamado a eso de las 2:30 gritando que los habían matado a todos. Al presentarse la policía al lugar se llevo una terrible sorpresa, ellos esperaban encontrar sangre por doquier y una serie de mutilaciones a juzgar por la forma desesperada en que la mujer había llamado. No había sangre. De hecho no había mas que los cuerpos que parecían estar dormidos si no hubiera sido por las excepcionalmente incomodas posiciones de algunos que tenía, de hecho era imposible que un cuerpo humano pudiera adoptar esa posición. Los cinco cuerpos estaban acostados en el piso en formas inverosímiles pero sumamente familiares, eran letras. Era una sola palabra formada por 5 letras creadas por elásticos cuerpos humanos dolorosamente deformados para formar las letras exactas para formar una palabra que no ayudo en nada a la investigación, de hecho el caso nunca se resolvió. Todos los noticieros formaron su propia hipótesis sobre el significado de la palabra tan vaga y específica como cualquiera: LIBRE.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: